¿Como dormir como un lirón?

Existen numerosas medidas que puedes tomar para lograr un sueño más profundo y reparador, pero ninguna tan efectiva como cambiar tu colchón viejo o blando por uno que brinde un buen soporte. Puede que estés pensando en el costo, pero déjame decirte que será mucho menos de lo que imaginas. En el mercado de camas, han surgido muchas tecnologías costosas que pretenden ser beneficiosas sin un respaldo científico sólido. Sin embargo, un buen colchón no tiene por qué ser costoso; existen varias soluciones asequibles.

La regla de oro

Si te despiertas sintiéndote peor que cuando te fuiste a dormir, entonces tu colchón o tu almohada, o ambos, no son óptimos para tu cuerpo.

Buscamos el soporte, no la comodidad

La mayoría de las personas eligen la almohada y el colchón en función de lo que les resulta más cómodo al tumbarse. Esto es un error. Si te tumbas y piensas “qué bien me siento”, lo más probable es que no estés recibiendo suficiente soporte para que tu cuerpo mantenga una buena alineación.

En términos generales, cuanto más avanzados están los problemas de estructura corporal de una persona (es decir, cuanto más tiempo llevan padeciéndolos, cuanto más complicada es su enfermedad, cuanto más rígido es su cuerpo), más probable es que le guste tumbarse en almohadas y colchones blandos. El problema de optar por la comodidad en lugar del soporte, Como duerme una media de 6-8 horas por noche, es que puede hacer que el esqueleto se retuerza y distorsione aún más en las posiciones desfavorables, agravando y empeorando su estado general.

Optar por dar prioridad a un buen soporte frente a una gran comodidad no es un sacrificio, seguirás disfrutando de estar tumbado en la cama, probablemente incluso más que antes. El soporte se siente diferente, no peor.

No piensas “esto es increíble”, sino que estás ahí tumbado sin sentir nada en absoluto. Con el soporte adecuado, las articulaciones y los músculos pueden relajarse por completo, lo que significa que tu mente también puede desconectar y que te dormirás mucho más rápido y profundamente.

Eligir el colchon adecuado

-> En general, cuanto más firme sea el colchón, mejor.

->Si puede meter la mano en el colchón con facilidad, es probable que sea demasiado blando.

Tendrá que buscar y encontrar lo que más le convenga, pero aquí tiene nuestras principales sugerencias:

1. Un cubrecolchón de látex de 8 cm
Además de proporcionar un excelente soporte, el látex tiene varias ventajas adicionales: es antibacteriano, ecológico, puede durar hasta veinte años y es altamente transpirable es decir que no retiene el calor.

Debes tener una superficie plana firme para ponerlo encima: Puedes poner el cubrecolchón directamente en el suelo o encima de un tablero de MDF en la cama. Puedes cortar un tablero de MDF a medida para colocarlo encima del somier de tu cama.

aqui esta el vinculo hacia una marca inglesa que recomendamos: latex sense

Otras opciones de topper de latex: Una mattress, Ensuenos, Amazon.

2. Un colchón de muelles ensacados (muy) firme
una opción más barata y a corto plazo: este tipo de colchón se sustituye cada 5 a 7 años dependiendo de la qualidad.

Normalmente debe tener 1400 -2000 muelles o más.

unas recomandaciones: KHAMA

Lo mejor sería probar primero el colchón o elegir una empresa que ofrezca un periodo de prueba gratuito.

Nota: Algunos colchones de muelles ensacados también tienen “hoyuelos” grandes y profundos en la superficie de descanso, que no son ideales y es mejor evitar.

El peor tipo de colchón que hay que evitar

El principal tipo de colchón que hay que evitar es el blando y con poco soporte, es decir, los colchones de espuma viscoelástica y los protectores de espuma viscoelástica.

La espuma viscoelástica, en particular, no es buena, a pesar de lo bien que se comercializa. La espuma viscoelástica permite que el cuerpo se hunda en ella sin un soporte adecuado que lo empuje hacia arriba. El resultado es que tu cuerpo se verá forzado a adoptar una posición contorsionada y retorcida que hará que no sólo se tense y se vuelva incómodo, sino que también empeorará su condición mecánica subyacente con el tiempo.

Cuando te acostumbras a dormir en un colchón firme y con soporte y te vas a un hotel con un colchón de espuma viscoelástica o blando, te das cuenta de lo importante que es.

Qué hacer si crees que tu colchón no es bueno

Lo más importante que puede hacer, sobre todo si se está sometiendo a un tratamiento correctivo ABC, es empezar a trazar un plan para cambiarlo, cuanto antes mejor.

Algunos colchones de espuma viscoelástica sólo tienen la espuma viscoelástica como capa superior, lo que significa que puede darle la vuelta a su colchón y tener una parte inferior más firme y con más soporte que le ayudará a corto plazo hasta que consiga una solución mejor.

También puedes dormir en el suelo. Utiliza una esterilla de yoga o dos, consigue el topper de látex mencionado anteriormente o simplemente pon un par de capas de edredón debajo de ti. Le irá mucho mejor y podrá empezar a hacer planes para ahorrar para una de las mejores opciones anteriores.

Si su colchón se hunde de alguna manera, ¡hay que tirarlo! Los colchones no están hechos para durar para siempre. Los de látex son los que más duran, pero empiezan a estropearse entre los 20 y los 30 años. Mientras que un colchón de muelles ensacados típico empieza a estropearse a los 4-5 año.

Si te quedan dudas o preguntas, no dudes en escribirme: 689962058, marionl.chiropractic@gmail.com o lo podemos hablar durante la consulta.